Thursday, July 19, 2018

Tipos de Prefabricados y su Función

 Prefabricado

Llegado el momento de hacer una compra para tu proyecto de construcción, conociendo las características de tu inmueble y su entorno, podemos encontrar una serie de variantes en productos impermeabilizantes prefabricados, hechos a base de asfalto modificado y comercializados en forma de rollos:

Hojuela de aluminio (Aluminum flake)

Pensado para la protección de losas y azoteas, muros y superficies inclinadas. Protege de las condiciones ambientales como el sol, agua y el polvo, ayudando así a conservar la integridad de la construcción. Utiliza polímeros de alta resistencia a la intemperie y capacidad de elongación, reforzada con una fibra central de poliéster. El acabado en hojuela de aluminio produce un mayor índice de reflectividad solar, comparado con acabados a color disponibles en el mercado. Dado que logra una menor elevación de temperatura, el desgaste del material es menor, volviéndolo hasta en un 20% más resistente y durable que con otros acabados a color. Rango de grosor entre 4 y 5 milímetros.

Capa de Aluminio (Aluminum layer)

Dicho material cuenta con gravilla recubierta de aluminio, capaz de reflejar entre 95 y 97 por ciento de los rayos solares, además de bloquear hasta un 75 por ciento de los rayos infrarrojos, reduciendo la temperatura de la construcción y siendo factor para el ahorro de energía tanto en lugares calurosos como fríos. Es elástico y altamente resistente a los agentes externos. Puede utilizarse en techos, muros y superficies inclinadas. Desde 3.5 hasta 5 milímetros de grosor.

SBS

Manto prefabricado, utilizando asfalto modificado ‘elástico’ a base de SBS (estireno-butadieno-estireno), de alta resistencia y elasticidad, reforzada con fibra de vidrio o poliéster y con acabado de arena o gravilla. Hecho para resistir los agentes climáticos, contaminación y los rayos UV. Tiene una elevada durabilidad, al ser resistente al envejecimiento, los hongos y el contacto con el agua. Gracias a la unión química del butadieno (flexibilidad) y el estireno (resistencia), su aplicación resiste agentes externos, el uso y los movimientos de la construcción. De 3 a 4.5 milímetros de grosor con refuerzo de fibra poliéster, mientras que existe de 3 a 4 milímetros en variantes de fibra de vidrio, para construcciones nuevas o viejas en sitios cálidos o fríos.

APP

Material que utiliza polipropileno atáctico como parte del asfalto modificado, conocido como ‘asfalto plástico’. Está reforzado con fibra de vidrio o poliéster y cuenta con acabados de arena o gravilla. Es de elevada resistencia y elasticidad, preferentemente utilizada en zonas cálidas para superficies horizontales o verticales. Puede resistir a los elementos, la generación de hongos y el contacto con el agua. De 3 a 4.5 milímetros en variantes con refuerzo de tela de poliéster y de 2.8 a 4 milímetros de grosor utilizando tela fibra de vidrio.

Aplicación para jardín
Este material, a diferencia de sus contrapartes para techos y muros expuestos, tiene una preparación que lo hace resistente a la presencia de plantas y a la penetración de raíces. Útil para la creación de roof gardens y jardines elevados; pueden utilizarse también en túneles bajo parques, jardines colgantes, jardineras de piso, entre otros. Es compatible con la vegetación por lo que no afecta su crecimiento natural. Puede resistir peso como cargas estáticas y pasos peatonales. Disponible con 4 milímetros de grosor y acabado liso.

TPO

Material que utiliza asfaltos modificados a base de poliolefinas termoplásticas. Es altamente elástico y resistente a la intemperie, como los cambios climáticos, el agua y los rayos UV. Usos varios, para edificios nuevos y viejos, sean superficies horizontales o verticales. Contiene varias de las características favorables para un material protector: durabilidad, flexibilidad, elongación, resistente a desgarres y perforaciones. Grosor en 5 milímetros, con acabado de gravilla.

Líneas económicas SBS

Cuentan con refuerzo de fibra de vidrio y utilizan asfalto modificado con SBS. Pensado para proyectos de obras para interés social, elásticos, resistentes a la atmósfera, contaminantes y rayos UV. Recomendado en zonas tanto cálidas como frías. Grosor desde 3 hasta 3.5 milímetros, con acabado de gravilla.

En Professional Waterproofing te ofrecemos todo tipo de soluciones en impermeabilizacion para tu empresa. Conoce nuestros servicios y también nuestro punto de venta de Impermeabilizantes.

¿Qué es Importante a la Hora de Elegir un Prefabricado?

 Impermeabilizante prefabricado

Una membrana a prueba de agua, como su nombre lo dice es una capa delgada de material capaz de dar una protección para evitar el paso del líquido y así proteger la superficie en donde se aplica. Dicha capa es aplicada para ofrecer una protección continua, que se pone encima de un material sellador, sobre una superficie que tiene una pendiente para promover el flujo del agua hacia canales y desagües. Por lo general, las membranas tienen entre 2 y 4 milímetros de grosor, que se dividen entre aquellas de tipo líquido y las prefabricadas, de las que hablaremos más a detalle.

Como ideal, una membrana a prueba de agua debe ser fuerte, flexible, resistente al desgarre y elástica, que permita estirarse para cubrir grietas, adaptarse a la forma de donde se aplique y moverse junto con el edificio. Igualmente, debe proveer estabilidad contra los rayos UV. En el caso de las membranas prefabricadas, vienen empacadas en forma de rollos para fijarse en superficies firmes. El material se fija al sustrato con un adhesivo a base de alquitrán, utilizando antorchas para hacer la fusión. Las hojas de prefabricado se aplican con un empalme de aproximadamente 10 centímetros para asegurar que la unión sea completa.

Para poder tomar una decisión más informada sobre cuál membrana de impermeabilizante prefabricado elegir, tenemos que analizar las siguientes características:

- Estabilidad UV. Siendo que en buena parte de los casos se utilizarán en exteriores, debe contar con resistencia a los rayos ultravioleta, de lo contrario se degradará con el tiempo.

- Elongación. Es la habilidad que el material tiene para estirarse, el cual es medido según porcentaje (ejemplo: 120% significa que puede estirarse hasta una 1.2 veces su longitud total cuando se estira. Existen de hasta un 200%). Esta característica es básica para las aplicaciones en edificios con movilidad, como rascacielos o edificios construidos con acero, que es flexible. Esto preverá la aparición de grietas en el futuro.

- Respirabilidad. Dentro de los puntos negativos de una buena impermeabilización está que dado el caso en que pueda entrar agua, se retendrá dentro de la estructura indefinidamente. Las membranas que son transpirables permiten liberar esa agua en forma de vapor; por tanto, algunos diseños de materiales permiten repeler el agua mientras que permiten el paso del vapor, para que el agua acumulada en la estructura escape hacia la atmósfera.

- Resistencia al desgarre. Una característica importante, ya que muchas membranas que tienen buena elongación también pueden romperse con facilidad. Debemos elegir aquellos materiales que no se rompen incluso al intentar tirar de ellos con una fuerza razonable.

- Resistencia a la abrasión. Básicamente se refiere a la capacidad del material para resistir el uso y abuso cotidiano. Para interiores, la prueba se daría en la etapa de construcción, cuando los constructores caminan sobre ellas, ocasionalmente tirando objetos varios, como herramientas, clavos, tornillos y arrastrando varillas sobre ellos, pudiendo en algún momento dañarlos y provocar fugas.

- Estabilidad química. Es importante revisar si la membrana es químicamente inerte con respecto al entorno en donde se piensa aplicar. Casos como las paredes exteriores de un sótano, están expuestas a los minerales de la tierra y el agua de lluvia.

- Seguridad alimenticia. Esta característica es solamente para hermetizar los interiores de tanques de agua que su contenido siga siendo apto para consumo humano. Otros prefabricados podrían contribuir elementos tóxicos.

- Geometría. Si la membrana debe aplicarse en superficies complicadas, como en el cruce de de columnas y vigas, una aplicación líquida sería más apropiada, ya que los prefabricados posiblemente generen pliegues o arrugas que dejen huecos entre la superficie y la membrana.

- Experiencia y casos. Es mejor acercarse al fabricante o expertos contratistas quienes puedan orientarte sobre las historias de éxito de cada proyecto y las precauciones a tomar en cada condición. La situación ideal es encontrar casos que ya tengan varios años con la aplicación y consultar con los dueños de ser posible, para que compartan contigo sus experiencias, sean de conformidad o manifestaciones de fugas.

Conoce mas acerca de soluciones en Impermeabilizantes que tenemos para ti.

Los Errores Más Comunes al Colocar Prefabricados

 Impermeabilizante prefabricado

Los sistemas de impermeabilización traen consigo múltiples beneficios, al estar listos para usarse y poder aplicarse en múltiples escenarios, sean exteriores, lugares cerrados o incluso bajo tierra. Ahora bien, todas las ventajas y beneficios pueden mermarse y afectar tanto la garantía como la integridad de nuestras construcciones al no seguir procesos, agregar o sustituir pasos y al utilizar sustancias o materiales inapropiados para el tipo de aplicación. A continuación, te presentamos algunos de ellos:

- Falta de protección perimetral, secciones irregulares y puntos críticos. Aunque las secciones protegidas por el manto prefabricado estarán libres de permeabilidad, las precipitaciones de agua llegan a todas partes, en especial las zonas donde corre el agua acumulada, esquinas y los extremos donde la protección del prefabricado termina. Es necesario cubrir grietas y puntos clave por medio de cemento asfáltico plástico, como ejemplo.

- Construcción sin desnivel para desagüe. Aunque este punto es más relativo a la construcción misma, será conveniente hacer una verificación para asegurar que el agua no se estanque, de forma general o en zonas; en general debe existir una pendiente de 2% como mínimo. De igual forma, las canaletas y orificios para desagüe deben conservarse libres de obstrucciones, para evitar acumulaciones.

- Hacer perforaciones en la membrana del prefabricado. Pueden ser deliberadas o accidentales, como clavar placas u otro tipo de láminas, fijándolas atravesando la membrana con tornillos o clavos. Debemos evitar hacer perforaciones a toda costa, en especial cuando se trata de superficies horizontales donde el agua se pueda juntar, pues a pesar del calafateo tienden a producir fugas. Cualquier montaje es recomendado en secciones laterales.

- Mezclar productos distintos a los recomendados por el fabricante. Siguiendo las instrucciones respecto a los materiales aptos para la preparación de superficie y acabados una vez puestos los prefabricados, evitaremos fugas y falla prematura del impermeabilizado.

- Se aplica el prefabricado sin antes limpiar. Previo a la aplicación, la superficie debe estar completamente limpia y seca, libre de polvo, grasa, pintura o sello anterior (que además puede ser incompatible con el manto asfáltico) o imperfecciones que no permitan una buena adhesión. Cualquier remanente de agua puede convertirse en vapor al momento de la aplicación con calor, por lo que puede producir bolsas que impiden un contacto perfecto.

- La superficie tiene granulaciones y otras rugosidades. Para una buena adhesión, la superficie debe ser lisa y uniforme, libre de objetos y capas de otros materiales, exceptuando la preparación de sello.

- Se aplica de inmediato la impermeabilización en construcciones nuevas. Por regulaciones, la recomendación es esperar 28 días para que las losas se curen completamente; de lo contrario, encapsularemos humedad que después se convertirá en un problema y merma a la vida útil del impermeabilizado. En casos de edificios con humedad atrapada, se debe esperar de 8 a 20 días dependiendo del clima y el tipo de losa, para evitar protuberancias en la impermeabilización.

- Se realiza el trabajo en temporada de lluvias o en días con clima frío o templado. En estos casos, el riesgo de atrapar humedad es mayor, por lo que se recomienda trabajar más tarde y concluir más temprano, dando el mayor tiempo posible para que el sol pueda evaporar el agua acumulada. Evite trabajar en días con amenaza de lluvia.

- Manejo descuidado de los rollos con el impermeabilizante prefabricado. De forma inadvertida, podemos provocar daños físicos como perforaciones, raspaduras y pliegues.

Conoce que otras soluciones tenemos para tu negocio. Aplicación de Impermeabilizantes para la industria.

Impermeabilizantes Prefabricados ¿Qué son?

 Impermeabilizante prefabricado

Al hablar de los productos disponibles para la protección de nuestros hogares y construcciones, podemos encontrar varias opciones en el mercado, incluyendo las combinaciones que por décadas o siglos se han utilizado, como aquellas hechas a base de cemento o las asfálticas, que requieren su preparación para poder aplicarse. Por el contrario, podemos encontrar opciones prefabricadas, cuya ventaja es que podemos encontrarlas en presentaciones listas para usarse, como rollos o recuadros que pueden recortarse a la medida de las superficies a proteger.

Los impermeabilizantes prefabricados de los que les hablaremos son los llamados prefabricados termofundibles, que permiten aplicar secciones hechas a base de betunes de asfalto modificado, como el combinado con hule (SBS, estireno-butadieno-estireno, conocido como ‘asfalto elástico’) o el mezclado con resinas plásticas (APP, o propileno atáctico, conocido como ‘asfalto plástico’.) formando varias capas. La diferencia principal al momento de su aplicación es que los de tipo plástico escurrirán como cera líquida al momento de aplicar calor (entre 115 y 150 grados Celsius) y se comportará y el APP derretido se comportará como el asfalto aplicado con trapeador, mientras que los elásticos tienen un punto de fusión ligeramente más bajo (entre 110 y 130 grados Celsius) se comportan como sustancia pegajosa; al momento de volverse líquido es cuando ya se ha sobrecalentado.

Los componentes básicos en el perfil de los prefabricados termofundibles son:

- Una membrana plástica termofundible,
- Asfalto modificado (APP o SBS),
- Una capa para aplicar refuerzo (a base de fibra de vidrio o poliéster),
- Capa adicional de asfalto modificado,
- Material de acabado, que puede ser gravilla, arena o poliéster.

La presentación de los prefabricados permite proteger diferentes tipos de superficies, sean exteriores o lugares cerrados. Los prefabricados se adhieren a las superficies al aplicarles calor con soplete, sobre áreas que previamente fueron preparadas, asegurando que se cubrieron grietas y fisuras, seguido de una capa de sellador de tipo asfáltico. Se termina el proceso al proteger los extremos, áreas irregulares y cualquier punto que pueda ser potencialmente vulnerable por medio de calafateo y pintura para sistemas asfálticos o gravilla. Para todos los casos, y para elevar los prospectos de durabilidad y ciclo de vida extendido, se recomienda contratar a personal calificado para su aplicación, quienes utilizarán sus conocimientos, protección personal y equipo adecuado.

Siguiendo estándares, la presentación más común de los de los prefabricados termofundibles es en rollos de diez metros de largo por un metro de ancho, pudiendo encontrar variedad en grosor, desde los 2.8 a los 5 milímetros y garantizando la protección de superficies desde los tres años hasta los quince años, siendo esta última cifra posible si se toman en consideración el espesor, el tipo de membrana utilizada para reforzar y el tipo de asfalto modificado que maneja. En cuanto a la vida útil, estará sujeta a la forma en que se utilice (tráfico nulo o frecuente sobre el prefabricado, condiciones climáticas de la zona), además del cuidado y mantenimiento dados.

Se puede ver como ventaja de los prefabricados que se puede obviar el mantenimiento durante el periodo de garantía especificado por el proveedor. La impermeabilización con prefabricados puede resistir condiciones severas como la humedad constante, trabajar en aplicaciones bajo tierra, incluyendo en sitios que tengan contacto permanente con agua, dependiendo del tipo de producto y su aplicación. Pueden utilizarse para protección de diferentes tipos de construcciones de superficies planas o a diferentes aguas, siendo altamente versátil.

Entra a nuestro sitio y conoce que tipo de Impermeabilizantes podemos aplicar a tu proyecto. 

Tuesday, June 19, 2018

Mantenimiento en impermeabilizantes: Extiende su duración



Según garantías de proveedor y según las características del material elegido, un impermeabilizante debe durar por años. Como suplemento y a manera de extender el tiempo de vida que el proveedor nos garantiza, el mantenimiento programado a las superficies con impermeabilizante nos dará la paz mental de que la integridad de la impermeabilización se preserve por más tiempo. Siendo que las condiciones climáticas no perdonan, su ataque es constante y cualquier cosa que haya prometido el proveedor se pone a prueba; estará en nuestro mejor interés no forzar los plazos y dar pasos seguros.

Dando unos pasos atrás, debemos analizar el tipo de superficie que estamos protegiendo, para elegir el impermeabilizante apropiado. Por ejemplo, una superficie de concreto no podría utilizar un recubrimiento para metales y vice versa. Igualmente, debemos recordar la importancia de la impermeabilización, que tiene más de un beneficio:

-   Protección contra el agua. Se genera una capa que protege el techo, en algunos casos es elástica.

-  Protección contra rayos UV. Algunos de los impermeabilizantes tienen propiedades reflectivas.

-  Extensión de vida del techo mismo. Una impermeabilización puede agregar décadas más a su vida útil.

En casos como superficies con impermeabilización por capa o prefabricada (sean rollos o losetas de asfalto) hay algunas actividades que nos pueden ayudar a mantenerlos en óptimo estado:

 - Quitar cualquier acumulación de partículas, suciedad o basura. En especial, hay que prestar atención a canales, bajantes y cloacas; si tienen obstrucciones harán que el agua se acumule en zonas y aumente el riesgo de producirse una filtración.

-Inspeccionar para detección de musgos y algas, que pueden acelerar el deterioro de la impermeabilización.

-  En caso de tener losetas de asfalto, es verificar que no se haya aflojado alguna. En caso de haber alguna, será fijarla de nuevo con adhesivo especial para techado.

-Verificar que no haya vegetación creciendo en el techo, o follaje de árboles haciendo daño por contacto en el techo. Podar y remover según sea necesario para prevenir la acumulación de hojas y ramas.
-En caso de manchas producidas por vegetación o la lluvia, existen limpiadores químicos, de preferencia aquellos certificados como “verdes” para evitar afectar las plantas en los alrededores.

- Con su debida precaución, la limpieza del techo con cloro puede ayudar a eliminar moho y manchas difíciles. Agregando una taza de detergente, preferentemente “verde”, se facilitará la remoción de grasa y manchas.

Mientras se realicen los mantenimientos, se recomienda evitar el uso de herramientas punzantes, que puedan producir daños al impermeabilizado. Evitar también el uso de lavado con agua a presión si el techo no es de concreto, pues puede levantar o dañar losetas, por ejemplo. Utilizar manguera con presión normal en esas situaciones. Si necesitas apoyo o asesoría para la aplicación de Impermeabilizantes puedes acceder a nuestro sitio web. 

¿Cuándo deberías de impermeabilizar?

 Impermeabilizantes Acrilicos


En un mundo ideal, nuestros techos deberían permanecer libres de goteras por siempre. Por desgracia no es el caso, ya que las filtraciones aparecen cuando menos lo esperamos, y con frecuencia en los peores momentos. En casos como los periodos de lluvia continua, es todavía posible hacer reparaciones de emergencia, para poder sobrellevar y esperar a que los días secos regresen.

Cada región tiene sus períodos de menor probabilidad de lluvia. En México, las lluvias usualmente se manifiestan entre los meses de mayo y octubre, por lo que parte del Otoño e Invierno serían los tiempos que se podrían aprovechar mejor.

Aunque existen distintas técnicas y materiales que nos permiten trabajar incluso en climas difíciles, la recomendación siempre será elegir los tiempos del año cuando la lluvia es mínima. Además de que estos tiempos nos ofrecen una mejor visibilidad, habrá un menor riesgo de accidentes al estar operando en superficies secas. Cualesquiera el caso, será tomar las precauciones necesarias o contactar a expertos que podrán ofrecerte el servicio sin importar la temporada.

Ahora bien, aparte del clima, hay otras consideraciones a valorar para decidir impermeabilizar:

-Debe impermeabilizarse antes de ocupar la construcción, sea residencial, oficina, negocio o fábrica. Esto es independiente a si el lugar es nuevo o si es un inmueble ya con años de construido. Esta será la manera en que nos aseguraremos de que empezamos con el pie derecho, con la certidumbre de que no habrá goteras inesperadas.

-Ya existe un problema detectado y se han hecho reparaciones menores. No dejemos que un problema pequeño se convierta después en un daño mayor, incluso estructural, que después será más costoso en reparar. Aparte de la construcción, hay que considerar el posible daño a nuestros equipos, maquinaria y electrodomésticos.

-Por inspección visual podemos ver que la impermeabilización anterior se ve con deterioro evidente. En el caso de impermeabilización por capa, hay grietas, rasgaduras, agujeros o fisuras; en cuanto a prefabricados, hay daños mecánicos, desgaste o segmentos faltantes.

-Tenemos conocimiento de cuándo se hizo la impermeabilización anterior y conocemos el tiempo recomendado por el fabricante. Cada marca maneja sus propias garantías y recomendaciones, encontrando estimaciones entre 5 y 10 años. Esto es, considerando situaciones promedio de uso, por lo que está sujeto a variaciones caso por caso.

-Las condiciones de la impermeabilización actual permiten su mantenimiento. El daño es mínimo y pueden aplicarse nuevas capas. Igualmente, el proveedor del impermeabilizante o la empresa contratada podrá sugerir periodos para mantenimiento programado.

Los recubrimientos no solamente nos protegen de los elementos, sino que extienden por décadas la vida útil de nuestros techos, por lo que te recomendamos darles su periódico mantenimiento, como proyecto de casa o contratando a expertos. Si requieres saber mas de Impermeabilizantes para tu hogar puedes entrar a nuestro sitio y hablar con un experto.

Impermeabilizantes asfálticos: ¿Qué son? y ¿Para qué nos sirven?

 Impermeabilizante prefabricado


Para comenzar, la lucha contra los elementos es interminable, por lo que la encomienda de proteger nuestros hogares y edificios se vuelve en una tarea permanente. Los materiales de construcción son seleccionados por su manejo y durabilidad, pero su tiempo de vida está a expensas de su exposición a lluvia, viento, y los rayos solares. Con el fin de extender dicho tiempo de vida, han surgido a lo largo de los años distintas sustancias y recubrimientos que los protegen, como la pintura en los muros y los impermeabilizantes en los techos; de éstos últimos hablaremos más a detalle, con principal enfoque en aquellos de tipo asfáltico.

Tal como su nombre lo indica, estos impermeabilizantes están hechos a base de asfalto, complementados con aditivos y fibras para una mejor fijación a los distintos sustratos en los que se deseen aplicar. Son altamente adhesivos, se secan con rapidez y pueden soportar la constante exposición a la humedad o inmersión. Dependiendo de su presentación, la aplicación puede hacerse con rociado, rodillo o brocha, en superficies que se hayan limpiado previamente, para un acabado óptimo.

Gracias a su versatilidad, las superficies en las que puede aplicarse un impermeabilizante asfáltico son muchas, como metales, poliuretano, capa sencilla (Single Ply), betunes modificados, sistemas prefabricados para techos (Built-up roof, BUR). Techos con balasto o grava no permiten este acabado, a menos que se apliquen acabados especiales.

Los tipos de protecciones asfálticas en el mercado se agrupan en dos categorías, principalmente en los que son a base de agua y aquellos que utilizan solventes.

A base de agua.

También denominado emulsión de asfalto, que consiste de partículas de asfalto dispersas en agua, que utilizan arcilla como emulsificador. Igualmente contienen fibras y aditivos orgánicos e inorgánicos para darle mayor fuerza a la capa que se aplique. Preferentemente utilizado para techos de metal, mampostería, incluyendo tuberías y tanques, sin importar el clima o si la superficie está húmeda o seca. Su aplicación genera una membrana que en algunas presentaciones deja un acabado en colores negro, café, o de tipo reflejante al contener óxido de titanio o aluminio, para combatir la irradiación solar. Aproximadamente, se requieren 1.5 galones por cada 9 metros cuadrados por lo que el material necesario es mínimo, pudiendo aplicarse fácilmente con escoba industrial.

A base de solventes

Esta pasta asfáltica se conforma de asfalto selecto, agregados minerales, fibras naturales para reforzar y disolventes de rápida evaporación. Se aplica en frío para impermeabilizar techos, azoteas de concreto, jardineras, albercas, charolas de baño, cimentaciones y dalas en superficies secas. Incluso puede utilizarse como anticorrosivo externo para estructuras, tanques y tuberías enterradas. Funciona para cualquier clima y tiene alta durabilidad. Una vez que se seca, puede permanecer enterrado o en contacto continuo con agua. Como referencia, el rendimiento promedio de este material es de 2.3 galones por cada 9 metros (una capa, con variación dependiendo de rugosidad, absorción y tipo de superficie.) Su aplicación es con brocha, cepillo de ixtle o jalador, recomendando uso de lentes de seguridad y guantes de nitrilo.

¿Cuándo deberías de impermeabilizar?

En un mundo ideal, nuestros techos deberían permanecer libres de goteras por siempre. Por desgracia no es el caso, ya que las filtraciones aparecen cuando menos lo esperamos, y con frecuencia en los peores momentos. En casos como los periodos de lluvia continua, es todavía posible hacer reparaciones de emergencia, para poder sobrellevar y esperar a que los días secos regresen.

Cada región tiene sus períodos de menor probabilidad de lluvia. En México, las lluvias usualmente se manifiestan entre los meses de mayo y octubre, por lo que parte del Otoño e Invierno serían los tiempos que se podrían aprovechar mejor.

Aunque existen distintas técnicas y materiales que nos permiten trabajar incluso en climas difíciles, la recomendación siempre será elegir los tiempos del año cuando la lluvia es mínima. Además de que estos tiempos nos ofrecen una mejor visibilidad, habrá un menor riesgo de accidentes al estar operando en superficies secas. Cualesquiera el caso, será tomar las precauciones necesarias o contactar a expertos que podrán ofrecerte el servicio sin importar la temporada.

Ahora bien, aparte del clima, hay otras consideraciones a valorar para decidir impermeabilizar:

-  Debe impermeabilizarse antes de ocupar la construcción, sea residencial, oficina, negocio o fábrica. Esto es independiente a si el lugar es nuevo o si es un inmueble ya con años de construido. Esta será la manera en que nos aseguraremos de que empezamos con el pie derecho, con la certidumbre de que no habrá goteras inesperadas.

-  Ya existe un problema detectado y se han hecho reparaciones menores. No dejemos que un problema pequeño se convierta después en un daño mayor, incluso estructural, que después será más costoso en reparar. Aparte de la construcción, hay que considerar el posible daño a nuestros equipos, maquinaria y electrodomésticos.

-  Por inspección visual podemos ver que la impermeabilización anterior se ve con deterioro evidente. En el caso de impermeabilización por capa, hay grietas, rasgaduras, agujeros o fisuras; en cuanto a prefabricados, hay daños mecánicos, desgaste o segmentos faltantes.

-   Tenemos conocimiento de cuándo se hizo la impermeabilización anterior y conocemos el tiempo recomendado por el fabricante. Cada marca maneja sus propias garantías y recomendaciones, encontrando estimaciones entre 5 y 10 años. Esto es, considerando situaciones promedio de uso, por lo que está sujeto a variaciones caso por caso.

-   Las condiciones de la impermeabilización actual permiten su mantenimiento. El daño es mínimo y pueden aplicarse nuevas capas. Igualmente, el proveedor del impermeabilizante o la empresa contratada podrá sugerir periodos para mantenimiento programado.

Los recubrimientos no solamente nos protegen de los elementos, sino que extienden por décadas la vida útil de nuestros techos, por lo que te recomendamos darles su periódico mantenimiento, como proyecto de casa o contratando a expertos.  Conoce mas sobre Impermeabilizantes en nuestro sitio.



Tipos de Prefabricados y su Función

Llegado el momento de hacer una compra para tu proyecto de construcción, conociendo las características de tu inmueble y su entorno, pod...